Facebook Twitter Google +1     Admin

LA REBELIÓN QUE SE HALLA EN TODOS NOSOTROS

20200114143729-rebelion-plebeya.jpg

 

Desde que la humanidad percibiera siglos atrás que el poder detentado por las minorías dominantes no emanaba de ninguna voluntad divina sino de relaciones humanas que lo legitiman y lo revisten de naturalidad, muchas personas se plantearon -desde el campo revolucionario- luchar conscientemente por la transformación estructural del modelo de sociedad vigente. No obstante, semejante tarea, a pesar de sus objetivos emancipadores, ha chocado reiteradamente con la realidad de un tipo de sociedad enajenada por el consumismo y la lógica capitalista, por lo cual ésta aun no ha logrado traspasar los límites del reformismo, sin que se alteren los fundamentos en que ella se asienta.

Para entender esta aparentemente infranqueable realidad se debe tener en cuenta que todo poder constituido tiene a autoprotegerse. Para lograrlo, éste se vale de leyes e instituciones que le otorgan la legitimidad necesaria para evitar y reducir a su mínima  expresión cualquier tipo de disidencia y cuestionamiento en su contra. Si ello no ocurre, siempre habrá a la mano el recurso del terrorismo de Estado. Desde el más sofisticado, basado en la educación y las costumbres, hasta el más salvaje, como el que se estila en las dictaduras fascistas; todo en nombre de la preservación de la libertad y la democracia. Así, se busca acallar e invisiblizar todo rasgo de rebeldía que sea considerado peligroso para la estabilidad del sistema reinante, lo cual -como es obvio- ayuda a asegurar la hegemonía de los grupos y sectores dominantes. Sin embargo, la identidad oprimida de quienes resultan segregados y reprimidos acaba por aflorar y extenderse, ejerciendo presiones sobre las minorías dominantes, a tal grado que, en ocasiones, éstas se ven obligadas a ceder a las demandas populares y, cuando ellas se radicalizan, a cesar en el ejercicio del poder.

Las diversas y recurrentes protestas populares que se producen en la mayoría de las naciones representan, en general, un rechazo al presente de explotación, desigualdades e injusticias que deshumaniza a las personas, el cual es generado a la sombra del capitalismo y del Estado burgués liberal imperantes. Esta rebelión que se halla en todos nosotros (expresada en las exigencias e iniciativas dirigidas a garantizar la libertad, la diversidad, la libre asociación, la convivencia, la comunidad y el respeto a la naturaleza) prefigura un modelo civilizatorio alternativo que todavía no ha sido del todo definido, pero que se nutre de diferentes corrientes del pensamiento revolucionario mundial, atrayendo a muchos. Dicha rebelión, no obstante, debe batallar en principio contra la colonialidad del pensamiento, íntimamente ligado al eurocentrismo, siendo el mayor obstáculo a vencer para acceder a una verdadera soberanía y, en consecuencia, a una emancipación integral. Este es un elemento importante a considerar, puesto que, en un análisis de más profundidad, explicaría el porqué del fracaso de algunas experiencias históricas que pudieron marcar el final de la sociedad capitalista existente. Por ello, el principal campo de batalla tiene que ser la conciencia de todos, fomentando, en un primer grado, una ciudadanía consciente y activa; luego, en un grado más avanzado, una sólida conciencia revolucionaria que gracias a la cual se mantenga una lucha invariable contra los rasgos distintivos del antiguo orden.

La rebelión que se halla en todos nosotros (entendida en un sentido estrictamente renovador, no conservador, como ha ocurrido últimamente en Venezuela y Bolivia, entre otras naciones de nuestra América) debe asumirse como un requisito imprescindible para consolidar los valores y los derechos ciudadanos y democráticos por ahora ausentes o disminuidos. No puede circunscribirse a las habituales reivindicaciones, atacando los efectos de una situación determinada, sino que tiene que apuntar a sus causas; planteándose como corolario una transformación estructural, creando unos nuevos paradigmas, es decir, iniciar, sustentar y definir, así, una verdadera revolución. -      

 

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris