Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2015.

LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA Y LA REDEFINICIÓN DEL ESTADO BURGUÉS

20150604191550-gentemovimiento.jpg

La estructura del Estado liberal-burgués y la lógica capitalista han logrado convencer a una gran parte de la población mundial que todos los problemas generados hasta ahora -económicos, políticos, étnicos, sociales y otros- jamás podrían resolverse fuera de los parámetros impuestos por ambos. Para los más "audaces", sólo bastaría con un cambio nominal de gobierno y, acaso, con la redacción y aprobación de algunas nuevas leyes, sin plantearse nada más allá de esto. Por tal motivo, la idea de una revolución transformadora de la realidad circundante choca inmediatamente contra quienes meramente aspiran mejorar su situación material personal, habituados como están a una vida predecible, moldeada por las formas de dominación (coercitivas y hegemónicas) de las elites gobernantes o predominantes.


Se impone así la necesidad de hacer la revolución socialista acompañada de un proceso de cambios, esencialmente culturales, que tengan una incidencia directa en el tipo de conciencia a ser asumido ahora por las personas que construyen el nuevo orden revolucionario. Lo más natural sería entonces que la revolución socialista -observando el caso venezolano y nuestroamericano- tenga raíces propias, alejadas en lo que más se pueda de los cánones impuestos por el eurocentrismo, visto y asimilado como "gesta civilizatoria", extendida a todos los continentes y expresión, por consiguiente, de la llamada "supremacía blanca".


En tal sentido, en algunas de las naciones del continente americano se han estado creando importantes escenarios políticos, sociales y culturales de resistencia ante la hegemonía capitalista que podrían estimular una redefinición bastante significativa y cercana a la idiosincrasia nuestraamericana en relación al concepto y al ejercicio pleno de la democracia, cuestión que -por ahora- se ha enmarcado en lo que debiera ser el socialismo revolucionario del siglo 21, ya no como algo abstracto, reducido a dogmas irreductibles, sino como realidad tangible e inmediata. Esto, por supuesto, exige igualmente una reconfiguración del marco jurídico-político sobre el cual descansa el Estado actual, estando más orientado a la legitimación del viejo orden establecido (dominado por las elites capitalistas y su desmedida apetencia de ganancias) que a la concreción de un verdadero ideal democrático. Esta reconfiguración es, por demás, necesaria. Tanto la estructura representativa del Estado liberal-burgués como la lógica capitalista, son opuestas a la noción de una democracia participativa y protagónica, más si se pretende avanzar hacia una democracia directa, sin que existan los tradicionales agentes intermediarios que terminan por distorsionar la voluntad y las expectativas populares.


La idea de una revolución transformadora es, además, esencialmente subversiva. De ahí que sea severamente torpedeada desde los grandes centros de poder hegemónicos del mundo, aun cuando ella esté limitada a un solo país, dado el temor justificado que su ejemplo irradie hasta otros, multiplicándose y haciendo tambalear el dominio uniformista del capitalismo global. Por ello es crucial que el avance revolucionario de nuestros pueblos esté sustentado en la preservación de su identidad cultural, en vista que la globalización capitalista tiene como uno de sus objetivos básicos -por medio de la transculturización constante- derribar las barreras que dificultan su control, primero sobre nuestros diversos recursos estratégicos y economías, para luego extenderse sobre la vigencia y el respeto de la soberanía de los mismos pueblos que aspiran dominar.-

Etiquetas: , , , , ,

04/06/2015 14:15 Homar Garcés #RyS. TEMAS SOCIALISTAS No hay comentarios. Comentar.

LA REVOLUCIÓN DEL VIEJO ORDEN Y LA EXIGENCIA DE UN NUEVO MODELO DEMOCRÁTICO

20150619193346-la-revolucion-del-viejo-orden.jpg

El Estado-Nación -convertido desde hace siglos en una inmensa entidad corporativa-burocrática autosostenida, con sus redes de beneficiarios, colaboradores y testaferros- es un reflejo directo de la profundización de la crisis financiera, económica, energética, alimentaria, ecológica-ambiental, ética, social, ideológica, cultural, en definitiva, política y civilizatoria que, en conjunto, determina la naturaleza heterogénea de la crisis que, desde la última década del siglo pasado, atraviesa el sistema capitalista.


Siendo entonces el capitalismo un elemento relacionado al Estado-Nación, no resulta extraño que en la actualidad éste sufra un cuestionamiento generalizado, extendido por igual a todos los continentes de la Tierra. Por ello se hace imprescindible que sea totalmente erradicado, proponiéndose en consecuencia una revolución del viejo orden establecido, pero conscientes que sin cambios profundos en las áreas de la vida social que aquellos dominan, tal revolución se hará cosa difícil de alcanzar, por no decir imposible, incrementando los niveles de ingobernabilidad que caracterizan la época actual.


Partiendo del entendimiento que toda forma de Estado es opresora, ello supone también atacar y demoler sus bases ideológicas y jurídico-legales, reemplazándolas de raíz por otras que respondan más apropiadamente a las exigencias de un nuevo modelo de democracia, esta vez más directa, que tienda en todo momento a la eliminación de las redes de sumisión y de expoliación propiciadas por el poder corporativo-burocrático capitalista mundial en su desmedido afán de asegurarse el monopolio exclusivo de la producción y el mercado. Esto, a su vez, implica adoptar un nuevo tipo de conciencia, capaz de traspasar los límites impuestos por la ideología de los sectores dominantes e imponer nuevos paradigmas.


Para evitar que esto ocurra, el capitalismo requiere incrementar los niveles de anomia o insensibilidad entre los seres humanos, lo que haría que cada quien únicamente se preocupe de defender su puesto de trabajo, pensando en sí mismo, contribuyendo así inconscientemente a elevar la productividad y, por ende, las ganancias empresariales, quedando prácticamente desprotegidos, a merced de la explotación de los dueños de los medios de producción. Tal cosa tiende a ser aún más dramática en el caso de los migrantes que arriesgan sus vidas al cruzar ilegalmente las fronteras de Europa y de Estados Unidos, siendo sometidos (sin discriminación de edad ni sexo) a un régimen de servidumbre, de semi-esclavitud e, incluso (de mayor gravedad), de total esclavitud. De ahí que se observe la necesidad revolucionaria de un cambio estructural profundo, que apunte simultáneamente al desmantelamiento del Estado-nación y el sistema económico imperantes en función de lograr una dignificación y una emancipación integral de las personas.


Por eso es fundamental que los mismos sectores populares organizados, fundamentalmente aquellos inspirados en los ideales del socialismo revolucionario, dispongan de herramientas propias de expresión y participación social, de modo que -a pesar de la resistencia que le opondrán en cualquier momento los grupos hegemónicos y burocráticos que controlan el Estado- puedan avanzar resueltamente en la construcción consciente de un nuevo modelo de civilización, armados de conceptos endógenos que se desarrollen y revisen continuamente. Bastará, igualmente, su disposición en crear circuitos económicos productivos autónomos, ajenos a la red global del capitalismo, aunque su radio de acción resulte limitado. Todo esto, expresado y concretado en una nueva práctica política que deje atrás todo aquello que represente y recuerde al Estado-nación y al sistema capitalista.-

Etiquetas: , , , , , ,

19/06/2015 14:33 Homar Garcés #RyS. TEMAS SOCIALISTAS No hay comentarios. Comentar.

LA CONSPIRACIÓN GLOBAL DE LA DERECHA

20150619194704-dolar-destructor.jpg

 

El asedio sin cuartel que sostiene la derecha internacional contra varias naciones de nuestra América y con un énfasis muy especial hacia Venezuela, da cuenta de la amplia conspiración que tiene su nervio central en Washington y extiende sus tentáculos desde Miami, Bogotá, Madrid y otros centros, vasallos todos del imperialismo gringo. Ello se pone en evidencia a través de la activación continua de la gran maquinaria propagandística puesta a disposición de los sectores contrarrevolucionarios en nuestras naciones, secundada por cadenas empresariales dedicadas a la información que distorsionan y manejan a su antojo la realidad de nuestras naciones, en un intento deliberado de influir en la opinión pública, haciéndola que se incline ante los intereses de los sectores hegemónicos del capitalismo globalizado.

Esta es una realidad que no podrá ocultarse, por mucho control y manipulación ejercidos sobre lo que las personas tendrían que asimilar como la verdad de las cosas en países como Bolivia, Ecuador y Venezuela, blancos de una guerra de cuarta generación mediante la cual Estados Unidos y sus aliados aspiran modificar a su favor la correlación de fuerzas existente al sur del río Bravo. Para alcanzar dicho objetivo no han escatimado ningún recurso en planes y uso de personajes aparentemente influyentes, como fue el caso reciente de ex presidentes en Venezuela, buscando minar la confianza popular y actuar más decididamente, derrocando a Nicolás Maduro.

Para contraatacar esta conspiración global de la derecha en nuestra América y contrarrestar los posibles efectos que causarían en el ánimo de los sectores populares, es preciso que los gobiernos de nuestros países recuperen los pasos iniciales que les permitieron implementar cambios políticos, sociales, culturales y económicos, acompañados de un amplísimo apoyo de sus pueblos. No es con reacomodos políticos ni alianzas de tipo económico como podrán evadir y quitarse de encima el cerco mediático y económico impuesto por sus enemigos de la derecha. Aún cuando cada uno de estos gobiernos accediera a complacer sus mezquinos intereses, a la larga tendrían que desistir de su empeño en hacer una revolución de carácter popular, multiétnica y, sobre todo, socialista; salvo que los mismos pueblos asediados por esta derecha global asuman la iniciativa y cumplan con este objetivo vital.-

Etiquetas: , , , , , , ,

19/06/2015 14:47 Homar Garcés #RyS. TEMAS ANTIIMPERIALISTAS No hay comentarios. Comentar.

NUESTRA PELEA SIGUE SIENDO LA MISMA

20150619201204-p1353132042-3.jpg

 

Los revolucionarios y chavistas no debemos olvidar que nuestra pelea sigue siendo contra los sectores oligárquicos del país, los mismos que en el pasado hicieron todo lo posible por disminuir la dignidad del pueblo venezolano y que ahora, con el bachaqueo, la desaparición y la especulación abusiva de productos de primera necesidad, han buscado estimular entre toda nuestra población la descomposición y desaparición absoluta de los valores revolucionarios y morales enarbolados por el Comandante Hugo Chávez.

 

Así, frente a la situación de constante asedio que se ha desatado contra el proceso revolucionario bolivariano en Venezuela, los revolucionarios y chavistas no podemos cruzarnos de brazos, viendo cómo el cinismo de la oposición procura imponerse a través de las colas de los consumidores, cayendo en la trampa de creer que todo lo que ocurre en el orden económico y productivo se debe exclusivamente a la ineficiencia y la corrupción de las autoridades nacionales.

 

Con esto último, los opositores mantienen una estrategia de largo alcance, obligando al gobierno de Maduro a estar enfrentando a tiempo completo coyunturas de todo tipo, sin mucho margen para dedicarse a cumplir con su mandato constitucional; a lo que se añade la campaña mediática incesante de la derecha internacional y las acusaciones recurrentes del gobierno de Estados Unidos y países de Europa respecto a la presunta violación de los derechos humanos en nuestro país, desconociéndose todo lo hecho hasta ahora por quienes se dicen "presos y perseguidos políticos del régimen".

 

Por tales motivos, los revolucionarios y chavistas debiéramos enfocarnos en la defensa a ultranza del proyecto de revolución bolivariana para lo que se hará necesario emprender acciones radicales que contribuyan a disminuir -en corto y mediano plazo- el clima creado por los sectores económicos y comprender que toda esta situación tiene un claro objetivo político como es el de facilitarles la victoria a sus candidatos en las elecciones parlamentarias a celebrarse este año. Y esta comprensión debe abarcar el papel jugado por las distintas organizaciones partidistas del chavismo en la promoción y desarrollo del poder popular, por cuanto su misión principal debiera manifestarse en todo momento en el desmontaje simultáneo de las estructuras políticas del Estado burgués-representativo y de las estructuras de explotación económica del régimen capitalista.-

 

Etiquetas: , , , , , ,

19/06/2015 14:49 Homar Garcés #RyS. LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA No hay comentarios. Comentar.

LA URGENCIA DE UNA VOLUNTAD POLÍTICA PARA VENCER EL ASEDIO ECONÓMICO

20150622231613-a5-dln127179.jpg

 

Gracias al asedio impuesto por el sector privado de la economía, jugando una peligrosa estrategia desestabilizadora con que persigue destruir el gobierno constitucional de Nicolás Maduro, se impone la necesidad —digamos, con carácter de urgencia— que sean los trabajadores y las diferentes organizaciones del poder popular quienes asuman tareas de control directo de la producción, la distribución y la comercialización de los productos de consumo masivo. Esta tarea tendría que estar, por supuesto, ampliamente respaldada por las diversas instituciones del Estado, a fin de reducir y dominar los efectos nocivos que tal asedio estaría ocasionando sobre la población, gran parte de la cual se ha visto obligada por las circunstancias a hacerse partícipe (y en algunos casos, cómplice) de la cadena de especulación, contrabando y acaparamiento que se ha extendido, prácticamente, a todo el país, complicando aún más las cosas.

Se requiere, por consiguiente, de una voluntad política por parte del estamento gobernante que sea determinante para facilitar la aplicación de mecanismos legales que contemplen la corresponsabilidad del poder popular organizado en esta materia. Esto debe expresarse en un mayor nivel de compromiso revolucionario de todos para que se impida que los grupos minoritarios de la oposición continúen distorsionando el panorama económico nacional y logren finalmente sus objetivos desestabilizadores. De igual modo, es preciso que esta corresponsabilidad no se halla subordinada a intereses sectarios o de segundo orden, en momentos que la derecha internacional enfila sus baterías hacia Venezuela con la clara intención de propiciar la realineación de las fuerzas antichavistas internas.

Además, hay que tener en cuenta -como lo apunta el economista argentino Claudio Katz en artículo de su autoría, Las batallas de Venezuela- "el modelo económico actual permitió grandes mejoras populares, pero no transformó la estructura improductiva, ni permite afrontar los desequilibrios actuales. La confrontación por el destino de la renta petrolera es la causa de las tensiones cambiarias y la conducta de los capitalistas impide gestar una economía industrializada". En este sentido, existe una brecha muy importante entre lo político y lo económico que no se ha cerrado, cuestión que no ha sido abordada con la suficiente determinación para transformar realmente el aparato productivo y las relaciones de producción al modo socialista; lo que también ha incidido en el desconocimiento popular respecto a quiénes son los verdaderos responsables de lo que sucede con esta "guerra económica".

Por supuesto, esta tarea compartida entre las autoridades, los trabajadores y las diferentes expresiones del poder popular no es nada fácil. Ella tiene que ser manifestación de una conciencia revolucionaria y social plena, de forma que se entienda que si no se actúa a tiempo y con la contundencia requerida, podría acelerarse (sin ánimo fatalista) el eventual desgaste de todo lo que implicaría la construcción real del proyecto revolucionario bolivariano.-

Etiquetas: , , , , , , ,

22/06/2015 18:16 Homar Garcés #RyS. LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA No hay comentarios. Comentar.

PEDRO CAMEJO Y LA IGNORANCIA DE LA HISTORIA

20150626212359-carabobo.-pedro-camejo.jpg

 

El interés y el conocimiento de la historia están por encima de cualquier ideología y conveniencia política. Por ello, es inaceptable que algunos pretendan imponer a otros su ignorancia y desprecio de la historia, escudándose tras el pueril argumento que vivimos nuevos tiempos y, por lo tanto, que no existe conexión alguna entre el pasado y el presente que nos motive a estar recordando acontecimientos y personajes que jamás conocimos, como lo hiciera saber el presidente Obama en la última Cumbre de las Américas celebrada en Panamá.

Esto se pudo observar en redes sociales en la ocasión del traslado y siembra de los restos simbólicos de Pedro Camejo, el Negro Primero, al Panteón Nacional. Algunas personas hicieron gala de su ignorancia y hasta dieron muestras innegables de racismo, a tal punto que acusaron al Presidente Nicolás Maduro de desviar la atención del pueblo venezolano en relación a la problemática que se padece en el ámbito económico-productivo, resaltando especialmente lo que sucede con la especulación, el contrabando y las colas sin control en gran parte del país. Tales muestras son, sin duda, resabios de la cultura colonial, la misma que los avatares de la independencia y las sucesivas guerras civiles que se produjeron en Venezuela durante la mayor parte de la segunda mitad del siglo XIX no pudieron extirpar del todo y que en la actualidad exhiben sin rubor aquellos que se oponen tercamente a reconocer el derecho de los sectores populares a un mejor nivel de vida y de democracia participativa.

Lo positivo de todo el revuelo causado por la decisión del Presidente Nicolás Maduro, es que Pedro Camejo obligó a muchos conocedores de la historia a replantearse su significado histórico y hasta se podría afirmar también que su significado sociológico, al igual que el de otros hombres y mujeres de su condición que comenzaron a ser reconocidos por todos en Venezuela gracias al Presidente Hugo Chávez. En el caso de Negro Primero es algo muy significativo, pero hay que aclarar también que Camejo no fue el único oficial negro del Ejército Libertador, como se ha pregonado en algunos medios de información, pues sería desconocer que hubo otro, de igual origen llanero, arrojo y patriotismo, como lo es el Coronel Juan José Rondón, héroe destacado de la batalla de Pantano de Vargas el 25 de julio de 1819, a quien Simón Bolívar apreció mucho y cuyos restos se encuentran en el Panteón Nacional desde el 25 de agosto de 1896.

Este acontecimiento es, por consiguiente, un justo y merecido reconocimiento a los hombres y a las mujeres del pueblo que esparcieron su sangre en los campos de batalla y en las calles de nuestras ciudades en lucha por una plena igualdad y libertad, además de una mayor participación democrática, para todos y no de forma mezquina para una minoría, como lo pretendieron algunos en el pasado y aún siguen pretendiendo otros en el presente, sin considerar que mucho de lo que disfrutan en la actualidad se debe al esfuerzo y a la voluntad de quienes tanto han despreciado; como el Negro Camejo.-

Etiquetas: , , , , , ,

26/06/2015 16:23 Homar Garcés #RyS. LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris